¡¡NO MAS BASURA!!

por | Feb 15, 2021 | Artículos en español

Desde tiempos inmemorables el problema de la recogida de la basura ha sido uno de los temas presentes en el ámbito político -social en República Dominicana. La acumulación de basura en las calles por falta de recolección ha sido común y evidente, por lo que este tema ha predominado como unos de los principales tópicos de discursos y promesas en tiempos de campaña electoral.

Sin embargo, hoy en día el problema de la basura no puede verse únicamente desde la óptica de la recolección, debido a que durante décadas hemos ido acumulando y agravando un pasivo ambiental de gran magnitud en lo que tiene que ver con el manejo de la disposición final en vertederos a cielo abierto. Situación que amenaza constantemente la condición sanitaria de nuestras ciudades y municipios, incluyendo nuestros grandes destinos turísticos.

El Ministerio de Medioambiente y Recurso Naturales (MIMARENA) ha identificado en todo el país un total de 350 vertederos a cielo abierto que reciben de manera consolidada más de 14,000 toneladas diarias de basura( 5,110,000 toneladas al año), los cuales en su mayoría operan sin ningún tipo de control ambiental, generando lixiviados que contaminan nuestras fuentes de agua subterránea y en los cuales predomina comúnmente la práctica de quema a cielo abierto de la basura, tanto de manera intencional como de manera espontánea. 

La República dominicana es actualmente el cuarto país con mayor generación per cápita de basura en América latina, Con un estimado de 1.08 kg/Habs/día. Quedando por encima de países como Guatemala, Bolivia, Honduras, Cuba y Perú, según el informe del Banco Mundial, 2018 “LOS DESECHOS 2.0”.

Desde tiempos inmemorables el problema de la recogida de la basura ha sido uno de los temas presentes en el ámbito político -social en República Dominicana. La acumulación de basura en las calles por falta de recolección ha sido común y evidente, por lo que este tema ha predominado como unos de los principales tópicos de discursos y promesas en tiempos de campaña electoral.

Sin embargo, hoy en día el problema de la basura no puede verse únicamente desde la óptica de la recolección, debido a que durante décadas hemos ido acumulando y agravando un pasivo ambiental de gran magnitud en lo que tiene que ver con el manejo de la disposición final en vertederos a cielo abierto. Situación que amenaza constantemente la condición sanitaria de nuestras ciudades y municipios, incluyendo nuestros grandes destinos turísticos.

El Ministerio de Medioambiente y Recurso Naturales (MIMARENA) ha identificado en todo el país un total de 350 vertederos a cielo abierto que reciben de manera consolidada más de 14,000 toneladas diarias de basura( 5,110,000 toneladas al año), los cuales en su mayoría operan sin ningún tipo de control ambiental, generando lixiviados que contaminan nuestras fuentes de agua subterránea y en los cuales predomina comúnmente la práctica de quema a cielo abierto de la basura, tanto de manera intencional como de manera espontánea.   

La República dominicana es actualmente el cuarto país con mayor generación per cápita de basura en América latina, Con un estimado de 1.08 kg/Habs/día. Quedando por encima de países como Guatemala, Bolivia, Honduras, Cuba y Perú, según el informe del Banco Mundial, 2018 “LOS DESECHOS 2.0”.

INFORME DEL BANCO MUNDIAL, 2018 «LOS DESECHOS 2.0«

Recientemente, en República Dominicana hemos experimentado eventos que delatan la condición de emergencia y amenaza sanitaria que representa el pasivo ambiental que hemos acumulado durante décadas en estos vertederos a cielo abierto.

En el mes de Julio de 2018, como resultado del paso de la tormenta Beryl, toneladas de basura provenientes de la desembocadura del río Ozama cubrieron la costa del malecón de la ciudad de Santo Domingo, generando titulares en los principales medios internacionales como los siguientes: 

  • BBC News, 23 de Julio 2018: “República Dominicana: así quedó una playa que se convirtió en un vertedero de plástico tras el paso de la tormenta Beryl»
  • NY Times, 25 de Julio 2018: “Oleadas de basura llegan a las playas de República Dominicana»
  • Lavoz.com.ar, 21 de Julio 2018: “Un mar de plástico: toneladas de basura cubrieron las playas de República Dominicana»
  • BBC News, 23 de Julio 2018: “República Dominicana: así quedó una playa que se convirtió en un vertedero de plástico tras el paso de la tormenta Beryl»
  • NY Times, 25 de Julio 2018: “Oleadas de basura llegan a las playas de República Dominicana»
  • Lavoz.com.ar, 21 de Julio 2018: “Un mar de plástico: toneladas de basura cubrieron las playas de República Dominicana»

Durante los meses de abril y mayo del año 2020, mientras enfrentábamos la incertidumbre de una pandemia mundial sin precedentes, a raíz de lo cual tuvimos que adoptar un proceso de cuarentena que nos mantuvo encerrados en nuestros hogares, el vertedero a cielo abierto de Duquesa en Santo Domingo estuvo incendiado por un período de aproximadamente 30 días.  Durante este período, el incendio generó todo tipo de emisiones contaminantes que se hacían evidente en toda la ciudad a través de nubes de humo, las cuales en algunos casos arropaban las zonas urbanas de tal manera que bloqueaban la visibilidad a distancias inferiores a los 100 metros, así como también a través del mal olor peculiar que acompaña este tipo de emisiones contaminantes.

CIUDAD DE SANTO DOMINGO, 28 ABRIL, 2020

EL VERTEDERO DE DUQUESA, 28 ABRIL, 2020

El tratamiento de residuos sólidos en vertederos, principalmente a cielo abierto, produce la generación de metano (CH4), un gas de efecto invernadero que según estimaciones publicadas por FAO (2020) tiene poder de calentamiento global de 21 veces mayor que el dióxido de carbono (CO2). Igualmente, se estima que por cada tonelada de basura que se evita termine en vertederos, se previene la producción de un equivalente de 2.94 toneladas métricas de dióxido de carbono. (EPA, 2020).

La quema a cielo abierto de basura libera una variedad de contaminantes tóxicos. Estos compuestos incluyen dióxido de carbono, metano y partículas que normalmente se asocian con la contaminación del aire y pueden conducir a casos graves de enfermedades respiratorias. La quema a cielo abierto de basura está especialmente asociada con la emisión de contaminantes orgánicos persistentes. Esto incluye hidrocarburos aromáticos policíclicos, dioxinas y furanos, todos los cuales son cancerígenos y se han relacionado con una variedad de otras enfermedades. Los impactos de estos contaminantes son especialmente dañinos para los fetos no nacidos, los recién nacidos y los niños que entran en contacto con los contaminantes, ya sea a través de sus madres o a través de la exposición directa. En consecuencia, varios de los contaminantes emitidos por la quema de basura a cielo abierto pueden causar graves daños al desarrollo en los niños. (Regions of Climate Action, 2016)

Se estima que de los 5,110,000 toneladas de basura al año que reciben los vertederos en República Dominicana, al menos el 50% puede estar siendo eliminada mediante la quema a cielo abierto, generando a su vez un sin número de contaminantes para los cuales presentamos una estimación en toneladas anuales en la siguiente Ilustración.

Estimación anual de los contaminantes generados por la quema de basura a cielo abierto en la República Dominicana.

Estimaciones realizadas  por Silver, basadas en las informaciones del informe OPEN BURNING OF WASTE: A GLOBAL HEALTH DISASTER, OCTUBRE 2016, R20 REGIONS OF CLIMATE ACTION.

Es preciso destacar que estos contaminantes generan un impacto importante en la salud causando enfermedades como fallos respiratorios, cáncer de pulmón, cáncer de piel, retraso del desarrollo cognitivo, linfoma, leucemia, entre otros. La realidad vigente que ha impuesto la pandemia del Covid-19 compromete de forma progresiva las consecuencias de esta situación en las afecciones respiratorias provocadas por tal virus.

Efectos en la salud de los contaminantes generados por la quema de basura a cielo abierto

Resulta imperativo tomar acción inmediata sobre el problema de la basura, al mismo tiempo reconocer que se debe recurrir a nuevos modelos de gestión en materia de la disposición final y manejo de los desperdicios.

El impacto negativo y degenerativo de esta situación, amerita que esto sea una prioridad para todas las instancias responsables y de influencia.

Creemos vehementemente que la omisión o tardanza en estas decisiones, impactará el futuro de emisiones contaminantes y por ende supondrá un riesgo exponencial en la salud de la población dominicana.

“La eliminación de basura es una responsabilidad ciudadana”. Arq. Jaime Lerner.

Elaborado por Freddy Peña y Erika Marte.